31 enero, 2018

Miércoles Mitológico: Iškur/Adad, el dios del trueno

Nombre: Iškur (sumerio), Adad (acadio, variantes Addu o Adda), Hadad (ugarítico, variante Haddu). El signo IM en sumerio, “viento”, se utilizaba para escribir su nombre, pero la etimología de Iškur es desconocida. Adad, en acadio, deriva de la raíz semítica hdd, “tronar”.

Área geográfica: Mesopotamia. Se le rendía especial culto en Karkara, una ciudad cercana a Babilonia, donde se encontraba su templo, la “casa de las tormentas”. Más adelante, ya en periodo asirio, el dios Anu (del cielo) y Adad compartían un templo en Aššur, la capital. Otros lugares de culto importantes fueron las ciudades de Uruk, Sippar, Nipur o Ur.

Marco temporal: hay registros de su culto desde el Dinástico Arcaico (2900-2334 AEC), ya que el signo que identificaba su nombre, el mismo que el de la palabra “viento”, aparece recogido en las primeras listas de dioses que se conservan. Tuvo especial relevancia en periodo asirio (1392-1056 AEC) y neo-asirio (911-612 AEC), donde se le relacionaba directamente con la realeza.

Soldados asirios cargando con una estatua de Adad.
Dibujo de Austen Henri Layard, History of Egypt, Chaldea, Syria, Babylonia and Assyria, vol. III
 


Historia: Iškur/Adad representaba el poder de la tormenta y los truenos en la mitología mesopotámica. Se le presentaba como hijo de Anu/An, el dios del cielo, aunque las tradiciones más antiguas lo señalaban como hijo de Enlil, el dios de los vientos. La esposa de Iškur era la diosa Medimša, mientras que la esposa de Adad era la diosa Sala, muy probablemente de origen hurrita. Estaba asistido por dos divinidades menores, S’ullat y Hang, que lo ayudaban con sus tareas.
Iškur/Adad tiene una faceta dual muy poderosa, ya que podía ser al mismo tiempo maligno y benigno para los seres humanos. En Sumer se consideraba a Iškur una divinidad peligrosa, muchas veces incluida entre las listas de demonios, ya que dominaba los truenos, los rayos y la lluvia, lo que significaba que tenía poder para provocar inundaciones y granizadas, terribles para un ambiente agricultor como el mesopotámico. Sin embargo, en su versión acadia, Adad no era solamente perjudicial, sino que mostraba un aspecto benigno como dios de la lluvia y los arroyos que facilitaban el regadío de las cosechas. Esto puede explicarse por la diferencia del terreno y la frecuencia de las lluvias entre el norte y el sur, ya que al norte de Mesopotamia los cultivos dependían más de las precipitaciones para prosperar.
Tanto el poder sobre los rayos como su acción sobre las fuerzas destructivas del mundo le proporcionan a este dios un aspecto fiero, de atributos guerreros. Cuando se le empareja con Šamaš también preside sobre la adivinación y los presagios, y normalmente se le invocaba para la realización exitosa de los rituales para predecir el futuro.

BLACK, J. and GREEN, A.: Gods, Demons and Symbols of Ancient Mesopotamia, p. 111 (2004)


Iconografía: los símbolos de Iškur/Adad son el trueno, el rayo y, en raras ocasiones, unos tallos florecientes para mostrar su faceta de dios benigno. Se le suele representar blandiendo los rayos, como si estuviese a punto de lanzarlos, y a veces porta el símbolo de Šamaš, el dios del sol, sobre la cabeza. Esta estrella ardiente pasó a representar al dios Aššur en periodo asirio.
En cuanto a las bestias sobrenaturales que lo acompañaban, se considera que el león-dragón era el monstruo que servía a Iškur, mientras que para Adad podía tratarse de la misma criatura o del toro, que fue el animal finalmente escogido para representar al dios. De hecho, en las fuentes se mencionan las nubes de tormenta como “los muslos de toro de Adad”.

Estela representando a Adad sobre el toro blandiendo sus rayos.
Basalto, reinado de Tiglhat-Pileser III (744-727 BCE) . Museo del Louvre. 


Divinidades similares en otros cultos: Tešup (hurrita), Buriaš (casita), (Wer/Mer, norte de Babilonia), Tarhunt (hitita).


BIBLIOGRAFÍA

BLACK, Jeremy and GREEN, Anthony: Gods, Demons and Symbols of Ancient Mesopotamia. The British Museum Press, London, ed. 2004.
Ancient Mesopotamian Gods and Goddesses, online resource, University of Pennsylvania: http://oracc.museum.upenn.edu/amgg/index.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario