12 octubre, 2017

12 de Octubre, Día de Hafez en Irán


Khwāja Shams-ud-Dīn Muhammad Hāfez-e Shīrāzī (Persian: شیرازی حافظ محمد ‌‌الدین شمس خواجه), más conocido por su pseudónimo Hāfez (حافظ), fue uno de los poetas persas más famosos del último tercio de la Edad Media, y desde luego su fama y la de sus poemas han trascendido en el tiempo y el espacio. Según Diana Darke en 2004, la obra de Hāfez era “el libro que estaba en cada casa iraní”[1]. Es probablemente el autor con mayor profundidad y efecto en la cultura y la vida persas, más que cualquier otro, aunque siempre deben considerarse figuras como Ferdowsi, Sa’di o Rumi. Algunos de sus trabajos todavía se aprenden de memoria y se utilizan para actividades de adivinación y para contar historias en las casas iraníes, especialmente en la noche de Yaldā, la celebración del Solsticio de Invierno (sobre el que podéis leer más haciendo click aquí).
Hāfez y su diván han sido objeto de múltiples discusiones, investigaciones, análisis e interpretaciones. Fue probablemente uno de los poetas de mayor influencia en los autores persas posteriores, y es conocido por haber conseguido dominar el arte del lenguaje a la perfección. Algunos de los temas dentro de su poesía son el ser amado, la fe, y también una forma de denunciar la hipocresía de su alrededor.
Nació en Shiraz, donde actualmente se puede admirar su mausoleo. Precisamente por la leyenda que hablaba de cómo memorizó el Corán siendo muy pequeño, se le concedió el título de hāfez, “el que memoriza” o “el que guarda seguro”, que más adelante convertiría en su pseudónimo. La fecha exacta de su nacimiento se desconoce, y los académicos la sitúan en algún punto entre 1315 y 1319. Según los registros de Mawlanā Nūr al-Dīn 'Abd al-Rahmān or Abd-Al-Rahmān Nur-Al-Din Muhammad Dashti (1414-1492), otro poeta sufí de éxito, murió en 1390[2].
Durante su vida trabajó bajo el patrocinio de varios líderes influyentes y poderosos, siendo Temūr-i Lang el más conocido de todos ellos. Hāfez tuvo su mayor éxito bajo el reinado de Jalal ud-Din (شاه شجاع, “el shāh valiente”) de la dinastía Muzaffarí desde 1358 hasta 1384[3]. Sin embargo, se cuenta que Hāfez perdió el favor del Shāh por burlarse de algunos poetas de menor categoría dentro de la misma corte, y que eso lo obligó a marcharse rápidamente de Shiraz a Isfahán y después a Yazd. La leyenda detalla cómo el Shāh Shojā escribió algunos poemas él mismo, y que por eso los comentarios de Hāfez fueron más o menos una ofensa personal para él.
Hāfez es sin duda una de las figuras más destacadas, no solo dentro de la poesía persa, sino también dentro de la literatura mundial. Se le aclamó desde Persia a otros territorios islámicos, de Baghdad a India. Sus poemas se tradujeron por primera vez en 1771 por William Jones, pasando así a dejar una impronta en autores occidentales como Goethe, Friedrich Engels y Arthur Conan Doyle, que lo mencionó en una de sus novelas de Sherlock Holmes, A Case of Identity. Su tumba y su monumental mausoleo, diseñado por André Godard en 1935, son uno de los monumentos más visitados de Irán, y existe la tradición de los amantes de ir hasta allá para pronunciar sus votos delante de su lugar de descanso.
Es tal la importancia del poeta que el 12 de Octubre se ha establecido como el Día de Hāfez en Irán.

Príncipe siendo entretenido en una terraza, manuscrito de un diván de Hāfez
fechado en 1523. Dinastía Shaybaní


No te aflijas: la belleza volverá a regocijarte con su gracia;
la celda de la tristeza se convertirá un día
en un jardín cercado lleno de rosas.

No te aflijas, corazón doliente: tu mal, en bien se trocará;
no te detengas en lo que te perturba:
ese espíritu trastornado conocerá de nuevo la paz.

No te aflijas: una vez más la vida reinará en el jardín en que suspiras
y verás muy pronto, ¡oh, canto de la noche!,
una cortina de rosas sobre tu frente.

No te aflijas si no comprendes el misterio de la vida.
¡Tanta alegría se oculta tras del velo!

No te aflijas si, por algunos instantes, las esferas estrelladas
no giran según tus deseos, pues la rueda del tiempo
no siempre da vueltas en el mismo sentido.

No te aflijas si, por amor del santuario, penetras en el desierto
y las espinas te hieren.

No te aflijas, alma mía, si el torrente de los días
convierte en ruinas tu morada mortal, pues tienes el amor
para salvarte de ese diluvio.

No te aflijas si el viaje es amargo y la meta invisible.
No hay camino que no conduzca a una meta.

No te aflijas, Hafiz, en el rincón humilde en que te crees pobre
y en el abandono de las noches oscuras,
pues te quedan aún tu canción y tu amor.

De Los Gazales de Hafiz
Colección Visor de Poesía 1981
Versión de Enrique Fernández Latour: http://amediavoz.com/hafiz.htm

 
Alegoría de la Borrachera en Este Mundo y en Otros Mundos
Folio del diván de Hafez, ca. 1532-1533



[1] DARKE, Diana (2004). The book in every Iranian home, online resource: http://www.bbc.co.uk/news/magazine-29648166
[2] KHORRAMSHAHI, Bahaʾ-al-Din (2012). “Hafez ii. Hafez’s Life and Times”. Encyclopaedia Iranica, Vol. XI, Fasc. 5. pp. 465–469. Resource available online: http://www.iranicaonline.org/articles/hafez-ii
[3] GRAY, Elizabeth T., trans. (1995). HafezThe Green Sea of Heaven: Fifty ghazals from the Diwan of Hafiz.  Jr. White Cloud Press, pp. 2-4.

No hay comentarios:

Publicar un comentario