20 octubre, 2015

El erotismo de Oriente y los escritos del Cannibal Club (segunda parte)

[Para leer la primera parte, click aquí]


[Nota de la autora: este es un escrito realizado a partir de la comunicación ejecutada en el IV Congreso sobre Arte, Literatura y Cultura Gótica Urbana dentro de la Semana Gótica de Madrid, celebrado del 1 al 3 de octubre de 2015 en la Facultad de Filología de la Universidad Complutense de Madrid]



Richard Francis Burton (1820-1890)
Es momento de nombrar un protagonista para esta presentación, y no se puede hablar de erotismo y antropología sin hacer presente la figura de Richard Francis Burton, experimentado geógrafo y explorador. Pasó gran parte de su vida entre la Península Arábiga y la India, hablaba 29 idiomas —entre ellos árabe, sánscrito, turco y persa— y ya desde su juventud resultó ser un personaje bastante polémico. En 1853 se coló en la Meca disfrazado de mercader, porque sabrán los asistentes que poner el pie en este santuario está completamente prohibido si no se profesa la fe musulmana. Además hubo muchas leyendas oscuras alrededor de su persona; la más grave de ellas lo acusaba de haber asesinado a un hombre, y le persiguió toda su vida. En una ocasión, cuando fue preguntado, afirmó muy ufano que él «había cometido todos los pecados del decálogo».

(Figura 5) Richard Burton, 1864

Burton se había pasado la mayor parte de su vida investigando acerca de la condición humana, concretamente sobre la antropología sexual, lo que le hizo ocupar un cargo destacado en el Cannibal Club y ganarse al mismo tiempo seguidores y detractores. Él siempre defendió su actividad con argumentos sólidos: el primero de ellos, que su motivación primordial eran la ciencia y la naturaleza. El segundo, que los textos de los que él se ocupaba hablaban de la condición humana. También oponía la cultura al estricto mundo victoriano, supuestamente civilizado. En la cultura jugaban un papel primordial, según su parecer, la unión de la condición humana, la sexualidad y la práctica sexual.
Aquí se destaca una idea muy interesante. Burton afirmaba que «cultura» y «civilización» estaban separadas, ya que el mundo victoriano representaba a esta última y no lo consideraba para nada una atmósfera cultural. Así, la cultura precede a la civilización, ya que los textos sobre los que él trabajaba eran previos al Londres del siglo XIX. Tomando esto como base, las culturas calificadas de «antiguas» o «primitivas» se convertían en algo más puro, de gran interés científico.

The Kama Shastra Society
Lo que Burton pretendía desde el Cannibal Club era llevar a cabo la traducción de dos textos fundamentales para la historia de la literatura, incluso para la historia de la humanidad: el Kama Sutra y Las Mil y Una Noches. Sin embargo, The Obscene Publication Acts y el cierre del club dejaron a Burton sin fondos posibles, hasta que encontró otra vía para completar su trabajo literario. Dicho por él mismo, pretendía quitar la venda de los ojos a los caballeros ingleses interesados en la literatura de Oriente.
Así nació en algún momento de 1882 The Kama Shastra Society, fundada en secreto por Burton y Forster Fitzgerald Arbuthnot. Este secretismo, al final, no era sino fruto de una necesidad. Era la forma encubierta de transgredir la estricta moral victoriana y llevar a cabo un trabajo a favor de la ciencia, la literatura y la antropología. Cabe destacar que todos los fondos que hicieron posible la labor de la Kama Shastra Society provinieron de donaciones anónimas y particulares, es decir, que del mismo modo que Burton, existía un nutrido grupo de población interesada en que estas actividades se realizasen.

(Figura 6) Burton, Richard F., (trans.):
 A Plain and Literal Translation of the Arabian Nights Entertainments.  The Book of
the Thousand Nights and a Night. With Introduction Explanatory Notes of the Manners and Customs of Moslem Men and a Terminal Essay Upon the History of The Nights
1885. 6 vols. Printed by the Burton Club for Private Subscribers Only.

«Erótico aunque erudito» fue la calificación que Rami Sastri hizo del trabajo llevado a cabo por Burton dentro de esta sociedad secreta. La publicación, si tenemos que basarnos en lo que nos cuentan Kennedy, Long y Sigel, se produjo tras una reunión con un tal Payne. Así, en 1883 se traduce Kama Sutra, seguido de Arabian Nights a caballo entre 1884-1885. 
Como una curiosidad, para proteger las identidades de Burton y Fitzgerald,  dieron la vuelta a sus iniciales. De este modo, Francis Richard Burton se convirtió en B. R. F., y Forster Fitzgerald Arbuthnot en A. F. F.

(Figura 7)  BURTON, Richard Francis (1821-1890). The Kama Sutra of Vatsyayana. London and Benares: for the Hindoo Kama Shastra Society, 1883.

(Figura 8) Detalle

En la fotografía, extraída de un ejemplar que estaba a la venta en el portal Amazon, podemos apreciar el aspecto que tuvo esa primera edición del Kama Sutra en 1883 (fig. 7). Si se presta atención al detalle (fig. 8), aparece escrito For private circulation only, lo que quiere decir que estos ejemplares, al haberse editado en secreto, también se compraban a espaldas de la rigurosa ley de publicaciones que estaba en vigor en aquellos años. Lo más probable fuese que personalmente Burton y Fitzgerald enviasen a casa de sus suscriptores los ejemplares, ya que muchos de estos posiblemente hubiesen pertenecido al Cannibal Club y ya tenían contactos con ambos personajes.

Conclusiones
¿Por qué es tan importante la traducción de estos textos? Para empezar, porque suponen el acercamiento de la cultura literaria y antropológica de Oriente a Occidente. A partir de ese momento los textos se vuelven accesibles al público, al margen de la importante carga de interpretación que tuvieran las primeras ediciones —Arabian Nights se publicó acompañada de un extenso ensayo donde Burton reflexionaba acerca de las costumbres sexuales de los musulmanes, como puede apreciarse en el título de la fotografía (fig. 6) —. Esto quiere decir que la otra mitad del mundo puede leer una muestra tan importante de la cultura como son Arabian Nights y Kama Sutra.
En segundo lugar, durante toda esta presentación se ha tenido en mente una pregunta que ahora se lanza a los asistentes: ¿era esto pornografía? ¿O tal vez podríamos estar hablando de antropología sexual, de ciencia, de inquietud literaria?
La actividad que Burton quiso iniciar al amparo del Cannibal Club se vio frustrada por el cierre del mismo, que además de haber sido provocado por The Obscene Publications Acts se vio reforzado por la llegada de los métodos de impresión masivos que repartían material pornográfico en Europa, especialmente en Inglaterra y Francia. Pero traducir textos va más allá de las imágenes eróticas reservadas a unos pocos.
No se puede afirmar rotundamente que el interés de Burton fuese exclusivamente científico y careciese de cierto morbo; eso es algo que nunca podrá esclarecerse. Pero desde luego había una inquietud real por conocer estas culturas orientales, no importaba que desde el punto de vista sexual. ¿Acaso no forma parte natural el sexo de la vida? ¿Se puede considerar que fueran pornográficos estos textos, Arabian Nights y Kama Sutra? Esto pone en evidencia cómo el impulso constante de Occidente por «civilizar» e imponer sus modos de vivir y pensar estaba impidiendo el flujo de conocimiento, impidiendo el estudio de culturas diferentes.
El eurocentrismo se permitía el lujo de mirar por encima del hombro a Oriente y catalogarlo de «inmoral», simplemente por manifestarse sexual y literariamente de una forma totalmente distinta. 

(Figura 9) Richard Burton con tocado persa, 1893

La represión, en cualquier forma, es un impedimento del derecho del ser humano de conocer. Porque conocer es aprender, aprender es crecer, y crecer ayuda a comprender.

«The more I study religions, the more I
am convinced that man never worshipped anything  but himself».



BIBLIOGRAFÍA
KENNEDY, D.: The Highly Civilized Man: Richard Burton and the Victorian World. Harvard University Press, 2009.
LONG, A. C.: Reading Arabia: British Orientalism in the Age of Mass Publication, 1880-1930. Syracuse University Press, 2014.
SIGEL, L.: Governing Pleasures. Pornography and Social Change in England, 1815–1914. New Brunswick, Rutgers University Press, 2002.
WALLEN, J.: «The Cannibal Club and the Origins of 19th Century Racism and Pornography», University of Nizwa. Conference Paper Presented at CETAPS Dickens and His Time, Lisbon (June 2012). Date of Publication: August, 2013. Issue: Volume 1, Number 1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario